Exportar desde lo humano, ampliando la mirada

El título de este post, así como su contenido, nace de la mirada integradora de las constelaciones organizacionales y de la aplicación de sus principios:

Cuando nuestra empresa toma la decisión de salir al exterior, en la mayoría de casos, detrás, hay la necesidad de crecer, de generar facturación y hacernos más visibles.

Y entonces nuestra atención se centra en los números, en cerrar un presupuesto, en preparar la logística, el personal necesario, etc.

Y con todo ello nos olvidamos de una parte fundamental:

La cultura y el capital humano del país en el que queremos aterrizar.

Y así muchas veces cubrimos una necesidad nuestra sin ver al otro, si tenerlo en cuenta.

¿Cuál es el “código de lo humano” en el país donde queremos exportar?

¿Cuáles son las costumbres?

¿Qué tipo de comida tienen?

¿Cuál es su sistema de gobierno?  

¿Cuál es la principal fuente de ingresos del país?

¿Por qué hago énfasis en todo esto?

Las ventajas son principalmente dos:

Por un lado el otro se siente visto, reconocido, respetado.

Es ahí donde ganamos respeto, riqueza, confianza y donde lo material y lo humano/emocional van de la mano.

Solo entonces tenemos una colaboración en “modo” Win-Win.

Por el otro, ampliamos la mirada, nos enriquecemos con ese conocimiento nuevo y  también  nos divertimos experimentando.

Por todo ello, ¿no vale la pena pues que en nuestro análisis de qué necesito para exportar, incluyamos también lo humano?

Al fin y  al cabo la empresas están formadas por personas, ellas son el verdadero motor de una organización.

Si tejemos una buena relación humana, tenemos un buen producto y una buena organización, el éxito de la aventura está garantizado.

Es también necesario antes de exportar, contactar con la necesidad real de nuestra organización para abordar la exportación desde esa necesidad, y así no mirar al otro, en este caso el mercado nuevo que queremos abordar, por encima.

Veo fundamental que toda la organización esté informada y sea consciente de los pasos necesarios a dar y se prepare para dar el salto, de este modo tendremos a una organización implicada en el proceso de exportar.

Lo desconocido nos da miedo y nos provoca rechazo muchas veces y  por ello, tendemos a “criticar” a las otras culturas y a poner a la nuestra por encima, negándonos de este modo a abrirnos a al nuevo y a aprender de la aventura apasionante de exportar.

 

 

Por Cristina Fusté

Consultora organizacional y terapeuta. Licenciada en Derecho. Practitioner PNL. Formación en Constelaciones Familiares y Salud Sistémica. Formación en Constelaciones Organizacionales, Management y Coaching Sistémico.

¿Quieres saber más sobre ella?

La hermandad dañada en las familias. Reflexiones desde las Constelaciones Familiares.

Una de las mayores, explosiva pero poco ruidosa guerra que se libra todos los días, se despacha en el campo de batalla familiar, en el interior de estas murallas que guardan tantos secretos. Especialmente la guerra de hombres contra mujeres y de mujeres contra hombres. Sobre todo en la pareja de padres. La guerra que ocasiona más víctimas es la del padre contra la madre y viceversa. Y esto porque una porción enorme del sufrimiento de los hijos en las familias viene de la relación hiriente, irrespetuosa y violenta que experimentan, o incluso exhiben, los padres entre sí. Ante esto el hijo está inevitablemente condenado, sufriente y perdido. Introyectará la atmósfera belicosa e infeliz de lo que ve, y hará malabares interiores para seguir queriendo a ambos padres de alguna manera.

La relación de pareja debería desarrollar también la dimensión fraterna y amigable del amor, de manera que pudiera expresarse en la fórmula de "estamos juntos, estamos en nuestro lugar de padres, manejamos nuestros asuntos a nuestra manera, y cultivamos la paz y el amor entre nosotros, como amigos entrañables, incluso a la hora de los desacuerdos o de la separación". Desde luego el paraíso afectivo es un ideal en las familias, fácil de soñar, pero muy difícil de lograr. Es obvio que estamos enfermos de desamor y que la plaga emocional se reproduce generación tras generación. De ahí que nunca es demasiado el trabajo del hijo con los padres para lograr la paz de su corazón, y muy especialmente el trabajo del hijo referido a la relación de los padres entre sí. Una porción increíble del sufrimiento de los hijos y de los hermanos es directamente proporcional a la lucha de sus padres.

Cuando hay respeto y cooperación entre los padres, es rara la presencia de conflictos serios entre hermanos. Prevalece el amor y el respeto como un reflejo del modelo respetuoso y amoroso de relación entre los padres. Si vamos a los hermanos veremos, a menudo, que conflictos graves entre hermanos reproducen disputas y guerras graves entre los padres. La ecuación es simple: algunos hermanos toman el bando de uno, y otros hermanos el bando del otro. Y luchan y litigan con la mayor de las pasiones. Entonces el amor cooperativo, fraternal, puede tornarse en odio competitivo. Apenas advierten que odian y luchan en nombre de sus padres. Por ejemplo, si vamos a los celos que militan con el hambre de amor del niño, no se multiplican ni se estimulan, si los padres están claramente en su lugar y no reproducen escenarios antiguos de falta o triangulación con sus padres…

Otro ámbito en el que se recrudecen los conflictos entre hermanos en el interno de las familias es a la hora de las herencias y los repartos de bienes. Lo que ahí está perturbado es la dinámica de tomar lo que viene de los padres en la primera infancia, que se actualiza después en forma de rivalidades y competencias ante la carnaza de los bienes. Lógicamente todo esto se nutre de la inconsciencia de los padres y de su dificultad para tomar claramente su lugar, además de sus propios juegos psicológicos con los hijos o del uso ego centrado y manipulativo que hacen de ellos. Los hijos han quedado trastornados en la satisfacción de sus necesidades por no recibir lo adecuado o lo necesario, o no haberlo sabido reconvertir a lo suficiente. Son pasiones que como células dormidas de nuestra infancia despiertan de adultos cuando encuentran su oportunidad, por ejemplo, ante las herencias. Ahí queremos compensar nuestros sacrificios o nuestras faltas, y se actualizan las viejas rivalidades.

Son ideas simples pero ojalá nos orienten en estos paisajes tan importantes de nuestros afectos y nos hagan sentir la contundencia de la siguiente frase de la que no recuerdo el autor: “quien tiene un hermano tiene un tesoro”.

 

Por Joan Garriga

Socio fundador del Institut Gestalt. Psicólogo. Diplomado en Psicoterapia Humanista.

¿Quieres saber más sobre él?